Un intercambio estudiantil tiene un gran impacto

Intercambio Estudiantil

Conocimiento de la cultura, mayor dominio del español, empatía, amor y compasión por la gente, en especial por la latina y mexicana, son las experiencias que adquieren los estudiantes de la Brigham Young University de Estados Unidos al ser parte de un programa de intercambio con la Universidad Modelo.

 

La actividad se realiza desde hace 13 años y este año participaron 17 alumnos de diferentes carreras. El programa comenzó el 26 de junio pasado y concluirá el próximo lunes 12.

Con el fin de acercar a los viajeros a la cultura de la región, se programaron visitas a zonas arqueológicas, haciendas y restaurantes. La experiencia incluyó traslados a Tulum y Campeche.

Profesores y alumnos del intercambio compartieron con el Diario sus impresiones sobre el programa.

Sus comentarios fueron positivos y manifestaron el compromiso de transmitir sus vivencias al regresar a su país a la gente que los rodea. Añadieron que su permanencia les ha servido para comprender mejor y motivarse a apoyar a la comunidad de hispanohablantes.

Por ejemplo, Brittany Petersen, de 21 años y estudiante de Derecho, dijo que aprendió mucho de la cultura y la gente, lo que la ayudará a entender mejor a las personas en su trabajo en el ámbito de la migración.

Nathan Winward, de 21 años y alumno de Estudios de Latinoamérica, quiere poner en práctica lo aprendido para ayudar.

Amanda Lytle, de 22 años y estudiante de Ingeniería Mecánica, resaltó la amabilidad de las personas de Yucatán.

Dillon Hansen, de 21 años, de Publicidad, consideró que si todos los estudiantes de Estados Unidos tuvieran la oportunidad de hacer este viaje su país sería diferente. Reveló que había estado con personas increíbles y escuchado bellas historias.

Mary Gillespie, de 23 años, de Pedagogía, cambió sus objetivos profesionales a partir de esta experiencia. “Quise venir para aprender cómo ayudar a los niños; ahora quiero ayudar a los adultos y maestros para cambiar su percepción sobre los niños mexicanos y los ayuden a tener un mejor desarrollo”.

Nathan Vex, de 18 años, de Medicina, destacó que este curso de verano será muy importante en su futuro profesional al permitirle comprender mejor a las personas y así ayudarlas más.

Gregory Stallings, codirector del programa de intercambio junto con su esposa Gloria, explicó que la Brigham Young University está en Utah, tiene más de cien años y fue fundada por la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

Aseguró que con este viaje los alumnos ganan amor, compasión y empatía por la gente latina y mexicana, ya que en su país “tenemos mucho racismo”, pero espera que luego de estos días “los jóvenes hagan la diferencia en sus comunidades”.

Luis Alberto Urzaiz Duch, director de la Escuela de Humanidades de la Modelo, subrayó que el programa ofrece experiencias que enriquecen a visitantes y profesores de la casa de estudios, tanto en el ámbito académico como en el cultural.

Por su parte, Lolbé González Arceo, docente de la Modelo y coordinadora del programa, dijo que los alumnos extranjeros son participativos, respetuosos y están interesados en las actividades. “Es agradable tenerlos en la casa de estudios. Se vuelven parte de la institución”.— Claudia Ivonne Sierra Medina

 

Free Joomla Lightbox Gallery